Seguidores

domingo, 31 de octubre de 2010

La lámpara del cuerpo es tu ojo.


Esta consideración consta de cinco partes en la que haremos un examen de nuestra glándula pineal según la ciencia y según la Biblia.

Lucas 11:33 Después de encender una lámpara, no la pone uno en un escondrijo ni debajo de la cesta de medir, sino sobre el candelero, para que los que entren contemplen la luz. 34 La lámpara del cuerpo es tu ojo. Cuando tu ojo es sencillo, todo tu cuerpo también está brillante; pero cuando es inicuo, tu cuerpo también está oscuro. 35 Está alerta, por lo tanto. Tal vez la luz que hay en ti sea oscuridad. 36 Por lo tanto, si todo tu cuerpo está brillante sin absolutamente ninguna parte oscura, todo estará tan brillante como cuando una lámpara te alumbra con sus rayos”.
Es interesante el escrito original con relación a esta traducción cuando tu ojo es sencillo” el cual dice,  “es sincero, está todo en una sola dirección; está enfocado; es generoso.”
No cabe duda que estas palabras hacen referencia al ojo espiritual el cual es receptor y transmisor a nuestro cuerpo, lo ilumina y como una lámpara iluminamos también a las personas que nos contemplan al vivir en armonía con la palabra de nuestro Creador, esto quiere decir que ese ojo es un receptor espiritual el cual el mundo ha desviado a una espiritualidad material ficticia “amadores de placeres más bien que amadores de Dios…..,” 2ª a Timoteo 3:1-5
Es evidente que este ojo en la mayoría de las personas ha sido abonado con una información religiosa falsa, una información tergiversada de las escrituras.
Hacemos bien en poner en práctica el consejo de Pablo a Timoteo cuando nos dice..
2ª a Timoteo 3: 14 Tú, sin embargo, continúa en las cosas que aprendiste y fuiste persuadido a creer, sabiendo de qué personas las aprendiste, 15 y que desde la infancia has conocido los santos escritos, que pueden hacerte sabio para la salvación mediante la fe relacionada con Cristo Jesús. 16 Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia, 17 para que el hombre de Dios sea enteramente competente [y esté] completamente equipado para toda buena obra.

Este es uno de los motivos por el cual debemos entender si la luz que reflejamos es la que IEVE quiere, si nuestro ojo (Glándula Pineal) ha sido receptivo del entendimiento correcto, si es así estamos en buen camino.
Francisco.
PD: Después de esta introducción entraremos en una consideración más amplia sobre este tema incluido unos documentales hasta que quede bien establecido.